Así fue como él, O.Phea obrero, se empecinó en reunir puertas, ventanas y cancelas en una carpeta.

Sí ... Todo lo que le sucedió a O. Phea le pasó porque era mucho ir y venir, en dieciocho años, por el mismo camino.